¿Qué pasó con los gatos de FREDDIE MERCURY?

A lo largo de la vida del líder de Queen, hubo un par de personas muy importantes para él, pero nada se compara con el amor que el cantante tenía por sus gatos.

Freddie era un amante de los gatos, y se ha dicho mucho sobre la herencia millonaria que dejó a sus felinos cuando murió, pero ¿qué pasó realmente con las pertenencias y el dinero del cantante?

Pasarón 28 largos años desde que Freddie Mercury murió de SIDA.

«Nadie más sacará un solo penique, excepto mis gatos Oscar y Tiffany. Aparte de ellos, no voy a regalar ninguna de mis cosas cuando esté muerto. Voy a acapararlo todo»

Una complicada bronconeumonía por SIDA fue la causa oficial de muerte.

Aunque Mercury acababa de reconocer que tenía esta enfermedad, la prensa británica, especialmente el periódico sensacionalista The Sun, había estado hablando sobre la salud del vocalista de Queen durante años.

Después de morir en 1991, se descubrió que Freddie Mercury no excluía a sus queridos gatos cuando repartía sus pertenencias.

Según el libro ‘Freddie Mercury: su vida en sus propias palabras’, el último deseo del cantante era que sus gatos Oscar y Tiffany recibieran su herencia.

Freddie no quería que nadie más que ellos adquirieran nada de él cuando dejó este mundo.

El cantante también mencionó que la mayor parte de su fortuna iría en manos de Mary Austin, el amor de su vida, y el resto de sus pertenencias se dividirían entre sus padres, su hermana, su compañero Jim Hutton, su cocinero, su asistente. y obviamente sus gatos.